Crear un proyecto gráfico no es algo que se quede para siempre encerrado en tu ordenador por los siglos de los siglos sino que muchas veces te verás obligado a pasarte por la imprenta para imprimir todo tipo de proyectos gráficos. En este post aprenderás algunas nociones básicas sobre cómo llevar un diseño a imprenta sin morir en el intento siguiendo una serie de puntos muy sencillos.
Durante nuestras carreras, nos topamos con materias que de vez en cuando resulta algo cuestionable acerca de su utilidad dentro del ejercicio profesional de nuestra profesión. Ese cuestionamiento puede venir explicado por una cuestión cultural dentro de la academia, es decir, estigmatizada por gran parte del estudiante, predisponiéndonos de manera poco receptiva ante los contenidos que en éste se imparten.
Cuando trabajamos con medios impresos debemos tener mucha precaución al momento de enviar nuestros archivos a la imprenta, sabemos que cualquier error que cometamos, se verá reflejado en la impresión y muy probablemente el cliente no quedará satisfecho y tendremos que volver imprimir nuestro trabajo, sacando de nuestro bolsillo para pagar la impresión, causando perdidas para nosotros.